Facebook button

La Meditación es la Verdadera Práctica de la Religión

La verdadera práctica de la religión consiste en permanecer inmóvil en meditación y conversar con Dios. Pero tu intensidad no alcanza el grado necesario, ni te concentras lo suficiente, y por ello permaneces en el estado de engaño (…)

La mayoría de las personas que asisten a las iglesias no pueden permanecer siquiera una hora sentadas y quietas, a menos que haya constantemente algo que distraiga su atención.

Sin embargo, permanecer en la conciencia divina  es completamente diferente. Este estado se alcanza cuando, sentados, nos sumimos en la quietud y decimos: “Una a una cierro las puertas de los sentidos, para que ni la fragancia de la rosa, ni  el canto del ruiseñor distraigan mi amor por Ti.”

Si continúas repitiendo lo anterior con una concentración y una devoción cada vez más profundas, después de un corto tiempo advertirás que has olvidado todas las distracciones; ante tu mirada interior aparecerá una luz, o quizá algún santo, o te sumergirás en una paz profunda o en el gozo divino.

Toda actividad espiritual aporta beneficios, pues mantiene los pensamientos centrados en Dios, pero lo que finalmente se necesita es la intensidad del esfuerzo por conocerle.

Debería haber centros de meditación  en todo el mundo, donde los devotos puedan reunirse para comulgar con Dios.

Cuando vengo al templo, lo hago con un solo fin: estar con Dios y hablar de Él. Y tú vienes aquí a escuchar mis palabras y a tratar de sentir la presencia de Dios en la meditación.

La luz de una sola luna disipa la oscuridad de los cielos. Lo mismo ocurre con un alma que ha sido entrenada para conocer a Dios; un alma que posee verdadera devoción y cuya búsqueda es sincera e intensa: dondequiera que vaya, esa alma disipará las tinieblas espirituales de los demás.

Aquellos que piensan en Dios resplandecen un poco por este solo hecho, pero son  incapaces de dar luz al mundo. La gente religiosa común se asemeja a las estrellas: no producen más que una diminuta luz.

 

La Meditación proporciona la prueba de la Existencia de Dios

Conviértete en un devoto auténtico mediante la meditación científica para que, al igual que la luna, puedas disipar la oscuridad en torno tuyo y de los demás.

Sin el conocimiento personal de Dios que se adquiere a través de la meditación, la religión es el más misterioso de los libros, y jamás lograrás entenderlo.

Sin embargo, mediante la práctica de la meditación, obtendrás la prueba de la existencia de Dios.

Retírate a tu habitación y cierra la puerta, sin hacer ostentación alguna. Siéntate y conversa con Dios. Practica la meditación. Deja que la concentración de tu mente sea tan intensa que la próxima vez que te sientes a meditar no tengas que hacer esfuerzo alguno: tu atención se pondrá de inmediato fija en Dios (…)

Da a la religión un carácter real mediante la utilización de métodos científicos; la ciencia te da exactitud y certeza. Siéntate en silencio y practica los métodos que han proporcionado los grandes yoguis de la India.

Trata de encontrar en ti mismo la suprema bienaventuranza a la cual me he referido y, cuando lo consigas, comprobarás que ha dejado de ser un mito y se ha transformado en una certidumbre científica.

Ora a Dios de esta manera: “Señor, Tú eres el Amo de la creación, y por eso acudo a Ti. Jamás desistiré hasta que me hables y me hagas sentir tu presencia. No quiero vivir sin Ti.”

“La Búsqueda Eterna”

Paramahansa Yogananda

 



3 personas han dejado comentarios en este post



» Caro dijo: { nov 11, 2013 - 05:11:45 }

Ocurre que la práctica de la religión per sé, parece vacía de contenido. En mi caso, fué gracias a la India y a la práctica de la meditación que redescubrí mi religión original: el cristianismo!
Muy claro el texto de Yogananda… como siempre! Impecable.

» Ani dijo: { nov 11, 2013 - 06:11:46 }

Totalmente de acuerdo con Carolina. La meditación no sólo es complementaria de la práctica religiosa- cualquiera sea- sino que además y sobre todo actúa haciendo que una comprenda mas y mejor la propia religión. Es en el silencio de la meditación donde encontramos las respuestas que siempre hemos buscado! No en es discurrir de la mente inquieta.

» Jorgelina dijo: { nov 19, 2013 - 06:11:54 }

Hermoso texto de Yoganandashi!!! Gran Maestro!!!!


Envia un comentario