Facebook button

Acerca del “Dharma”

Dharma es una de las nociones más versátiles del universo Indio. Y muchas son las dimensiones cubiertas por este concepto.

Desde un punto de vista no dual, Dharma es aquello que es, lo natural que es en el principio mismo de la naturaleza.

En un texto puránico conocido como “El discurso de Markandeya”, la noción  es descripta del siguiente modo:

“ …Soy el orden sagrado, …Soy el Señor, Creador y Generador de todos los seres,…soy llamado Señor de la sabiduría sagrada.

Como luz celestial me manifiesto, como viento y como tierra… Conóceme como El que se manifiesta…”

En esta visión, vemos a Dharma como la Realidad primera y última.

Y por ser La Realidad, Eso que Es, es Verdad. Pura Verdad.

De ahí que dentro del plano de la existencia dual del ser humano regida por las polaridades ( vida- muerte, bueno-malo, etc), el Dharma  se emparente con la Verdad o Rectitud que llevan a una vida en que la ética queda unida a la espiritualidad, a valores que sostienen la propia manifestación.

En el Narada Dharma Sutra, podemos leer:

“Con la verdad la tierra sostiene a todos los seres, con la verdad se mueve el sol, por medio de las verdad sopla el viento y fluyen las aguas; la verdad es el mayor regalo, la verdad es el ascetismo supremo”.

Y porque el Dharma es “aquello que sostiene”, es deber del ser humano vivir de acuerdo a la Verdad. Es decir que la misma noción aparece como “Aquello que debe ser hecho”.

“ La verdad es el deber excelso del hombre; ciertamente, la verdad es la misma alma del hombre;

Todo se basa, se sustenta en la verdad…”

Las citas ilustran claramente la permanente presencia de lo sagrado en el pensamiento indio; la fuerza espiritual como punto de apoyo para la permanencia en el tiempo.

Karma y Dharma

En el Bhagavad Gita, el Dharma  se presenta como la contracara del karma y, a su vez, como la mayor protección contra este. Ya que representa la adhesión a la verdad por oposición a la ignorancia, el error y el sufrimiento.

En el Mahâbhârata, cuya temática principal es el Dharma, se presentan las diez características que lo acompañan y que en el relato épico, adquieren la simbología de “esposas”.

“ …oye ahora recitar los nombres de las esposas de Dharma:

Kirti, la fama, el renombre y el recuerdo

Lakshmi, la buena fortuna

Dhirti, el sostén y la protección

Medha, el vigor mental, la prudencia y la sabiduría

Pushti, la prosperidad y la opulencia

Shrada, la fe

Kriya, la acción diligente, el esfuerzo y el trabajo

Buddhi, la inteligencia del corazón

Lajja, la mdestia y la humildad

Mati, la devoción y la plegaria…”

El Dharma como Misión de Vida

Ahora bien, si Dharma es “eso que debe ser hecho en adhesión a la verdad de la naturaleza intrínseca a cada se humano”, la noción de misión en la vida, eso que cada persona está llamada a realizar queda también cubierto por el mismo concepto.

De modo que en el plano de lo individual, Dharma es también la misión para la que cada ser humano ha tomado un cuerpo en esta Tierra. Eso que sólo puede ser realizado por percibirse el “llamado interno”, para lo cual uno está particularmente facultado.

La idea de “deber hacer”, de “deber cumplir una misión”, queda así unida a la ley cósmica, al orden universal. Lo individual colabora con el plan universal y viceversa.

El orden universal provee facultades específicas a cada ser humano para que el individuo se una con su accionar.

Pero por qué razón el orden universal provee facultades al individuo?

Para que este último supere su estado de olvido de su verdadera naturaleza divina y recupere el recuerdo de su identidad espiritual.

Es decir que la Verdad tal como se la entiende en la sabiduría de la India, es liberadora de la falsa identidad del hombre. La verdad conduce por lo tanto a la libertad.

La Verdad en sí misma es Libertad.

 

 

 

 

 

 

 



1 persona ha dejado comentarios en este post



» Ani dijo: { may 14, 2013 - 04:05:26 }

Gracias por difundir estos contenidos en un momento en que tanto se necesita de la acción correcta!


Envia un comentario